"Contra el viento del norte", de Daniel Glattauer (1° - Serie Emmi y Leo) - Fragmentos

Cuando publiqué la crítica de "Contra el viento del norte" me quedé con ganas de poner algunos fragmentos y frases que había marcado mientras lo leía. El problema fue que no podía elegirlos porque eran muchos los que me gustaban. Por eso preferí dejarlo para una entrada especial. 

Seleccioné fundamentalmente los que se refieren a la extraña relación que se establece entre dos personas con su computadora como único medio de comunicarse. ¿Se llega realmente a conocer al otro? ¿Cuánto hay de fantasía? ¿Encontrarse "rompería el hechizo"?
Creo que uno de los logros del libro es que formula preguntas y por eso pienso que ese final abrupto (tan criticado por muchos) fue perfecto porque nos dejó aún más inquietos y con más preguntas.


“Querida Emmi:
¿Has notado que no sabemos absolutamente nada el uno del otro? Creamos personajes virtuales, confeccionamos irreales retratos robot el uno del otro. Formulamos preguntas cuyo atractivo reside en que quedan sin respuesta. Pues sí, nos dedicamos a despertar la curiosidad del otro y a seguir alimentándola al no satisfacerla de manera definitiva. Intentamos leer entre líneas, entre palabras, y pronto entre letras tal vez. Hacemos grandes esfuerzos por juzgar bien al otro. Y al mismo tiempo nos preocupamos de no desvelar nada importante de nosotros mismos.¿Qué quiere decir «nada importante»? Nada de nada, aún no hemos contado nada de nuestras vidas, nada de lo que constituye la vida cotidiana, de lo que podría ser importante para alguno de los dos.
Nos comunicamos en el vacío. Hemos tenido la gentileza de confesar a qué actividad profesional nos dedicamos. Tú en teoría me harías una bonita página web y yo, a cambio y en la práctica, la someto a (malos) psicogramas lingüísticos. Eso es todo. Sabemos por una deplorable revista que vivimos en la misma gran ciudad. ¿Y qué más? Nada. No hay ninguna otra persona a nuestro alrededor. No vivimos en ninguna parte. No tenemos edad. No tenemos rostro. No hacemos distinción entre el día y la noche. No vivimos en ninguna época. Lo único que tenemos son nuestras dos pantallas, cada cual de manera estricta y secreta por su cuenta, y compartimos una afición: nos interesamos por una persona absolutamente desconocida.¡Bravo!
Por lo que a mí respecta -y aquí llego a mi confesión-, me interesas muchísimo, querida Emmi. La verdad no sé por qué, pero sí sé que se debe a algún motivo especial. Y también sé lo absurdo que es este interés. No resistiría un encuentro, no importa tu aspecto, tu edad, cuánto del considerable encanto de tus mensajes pudiera traerse a una posible cita, y cuánta de la gracia con la que escribes tengas también en las cuerdas vocales, en las comisuras de la boca y en las aletas de la nariz. Sospecho que este «tremendo interés» se alimenta única y exclusivamente de la bandeja de entrada. Es probable que todo intento de dejarlo salir de allí fracase de modo lastimoso.”


“Seamos honestos, Leo: yo soy para ti una fantasía, lo único real en ella son unas letras que puedes poner en un contexto sonoro con ayuda de la psicología del lenguaje. Para ti soy como sexo telefónico, pero sin sexo y sin teléfono. O sea: sexo electrónico, pero sin sexo y sin imágenes para descargar. Y tú eres para mí puro juego, una agencia de reciclaje del coqueteo. Contigo puedo hacer lo que me falta: puedo vivir los primeros pasos de un acercamiento (sin necesidad de acercarme realmente). Pero ya somos una parejita en el segundo y tercer paso de un acercamiento que no puede acercarse. Deberíamos ir parando, me parece. Si no, estaremos cerca de quedar en ridículo. Ya no tenemos quince años..., bueno, sobre todo tú, desde luego. El caso es que ya no los tenemos, no hay remedio.”


“Claro que no, Emmi, tú no eres una persona cualquiera. Si hay una persona que no es cualquiera, ésa eres tú. Y menos para mí. Eres como una segunda voz dentro de mí, que me acompaña día a día. Has convertido mi monólogo interior en un diálogo. Enriqueces mi vida interior. Indagas, insistes, parodias, entras en conflicto conmigo. Te agradezco tanto tu gracia, tu encanto, tu vivacidad, incluso tus «comentarios de mal gusto»...”


“Durante meses estuve más cerca de ti que de ninguna otra persona, Emmi. Estaba (y estoy) muy feliz de que todas nuestras tentativas de encontrarnos «físicamente» hayan fracasado. Me da igual qué aspecto tengas, mientras yo pueda verte tal como quiero. Estoy agradecido de no tener que descubrir que en realidad eres distinta de «mi Emmi, la heroína de mi novela de correo electrónico». Allí eres perfecta, la más bella del mundo, ninguna puede compararse contigo.”


“Nuestro caso es distinto, Emmi: nosotros partimos de la línea de llegada, y sólo se puede seguir una dirección: hacia atrás. Nos dirigimos a la gran desilusión. No podemos vivir lo que escribimos. No podemos reemplazar las numerosas imágenes que nos formamos el uno del otro. Será decepcionante que no estés a la altura de la Emmi que yo conozco. Y no lo estarás. Te sentirás deprimida si yo no estoy a la altura del Leo que tú conoces. Y no lo estaré. Después de nuestra primera -y única- cita nos separaremos desilusionados, desanimados, como después de una comida abundante que no nos ha gustado, a pesar de haberla esperado un año con un hambre feroz, de haberla hervido a fuego lento y a borbotones durante meses. ¿Y luego qué? ¡Se acabó! ¡Ya está! ¿Haremos como si no hubiese pasado nada? No. Emmi, nunca se nos borrará la imagen desmitificada, desvelada, desencantada, defraudada, resquebrajada del otro. Ya no sabremos qué escribirnos. Ya no sabremos para qué escribirnos. Y algún día nos cruzaremos en un bar o en el metro. Fingiremos no reconocernos o no vernos, nos apartaremos rápidamente. Sentiremos vergüenza por lo que ha sido de «lo nuestro», por lo que ha quedado. Nada. Dos extraños con un ficticio pasado común, por el que tanto tiempo y con tanto descaro se habían dejado engañar.”


“Durante meses he visto a Emmi en cada mujer bonita que me cruzaba por la calle. Pero ninguna podía compararse con la verdadera, ninguna podía competir con ella, pues mantenía a la auténtica alejada del mundo, socialmente marginada, aislada, toda para mí solo en el ordenador. Allí me recogía a la salida del trabajo. Allí me esperaba antes, después o en lugar del desayuno. Allí me deseaba buenas noches al final de una larga velada. Bastante a menudo se quedaba en casa hasta el amanecer, en la habitación, en la cama, tenía tratos secretos conmigo. Pero, finalmente, en todas las etapas, seguía siendo inalcanzable, inaccesible para mí. Las imágenes que tenía de ella eran tan frágiles y delicadas que no habrían resistido una visión real sin agrietarse y resquebrajarse de inmediato. Esa Emmi creada artificialmente me parecía una filigrana tan fina que se habría desmoronado si la hubiese tocado de verdad aunque sólo fuera una vez. Físicamente no era más que el aire entre las teclas con las que yo la invocaba día a día a fuerza de escribir. Un soplo... y habría desaparecido.”




Les recomiendo especialmente visitar Blog de Lujo para más información y entrevistas de Daniel Glattauer.



34 Comentarios:

Patri dijo...

¡Me encanta! ;)
Leas por dónde leas, éste libro está lleno de citas para recordar.

¡Tengo que hacerme con el segundo! la espera es muy mala xDD

un besoo

Leyna dijo...

A ver cuando me pongo con este libro ahora que la segunda parte ya se ha publicado y no tengo que esperar ^^

¡Besotes! :)

LadyMarian dijo...

@Patri
Te conviene leerlo cuanto antes porque hay muchos que no saben cerrar la boca y cuentan todo el libro. Yo no estoy leyendo opiniones sobre el libro por eso. No saben poner un cartel que diga Spoiler!
Besos

LadyMarian dijo...

@Leyna
Te digo lo mismo que le dije a Patri. Leelo lo antes posible porque a la gente le encanta dar más datos de los convenientes sin un cartel de Spoiler. Cómo me molesta que me cuenten de más! Es quehay una confusión, las reseñas no son para ampliar el argumento sino para dar una idea de cómo es el libro, de las características que tiene.

Besos

Pasajes románticos dijo...

Maravilloso! Es que no me canso de leer sus fragmento xD
Espero que puedas leer el segundo muy pronto porque es maravilloso también :)
Un beso
Dácil

LadyMarian dijo...

@Pasajes románticos
Y me contuve mucho al elegir porque no quería dar información clave del desarrollo de la historia.
Besos

Jimena dijo...

Hola Lady Marian
Si, este libro es maravilloso. Pero me puse a pensar…
Lo que tu decías: “¿Se llega realmente a conocer al otro?” No sé, si es difícil conocer a alguien en vivo y en directo, viviendo el día a día, no me imagino cuanto se llegaría a conocer a alguien por este medio.
Como y cuanto es de fácil llegar a “necesitar” a alguien que en realidad ni siquiera se conoce?
Será porque se tiene alguna necesidad?
Es tan fácil llegar a “depender” de alguien que no se conoce, vivir para esperar recibir su mensaje del día?

Yo creo que se corre el riesgo de llegar a “idealizar” al otro, o no?
Además este flirteo puede llegar a ser peligroso también: Cuanto cambiara nuestra vida? Cuanto estaremos tentados a cambiar de nuestra vida, o a cuantos de nuestra vida, por alguien que en realidad ni siquiera conocemos?
Nos podemos engañar fácilmente o podemos engañar por alguien que no conocemos?
No digo más, no quiero llegar a contar más de la historia.
Un abrazo

Lujo dijo...

Holaaaaa LadyMarian,
Anoto este post para cuando haya leído el libro.
Tengo una entrevista extensa con él con subtítulos en catalán (ToT)¡¡Santo Cielo lo que habla!!....Ya estoy haciendo cursillos para ver como lo arreglo (ToT)
Tengo la sensación que este señor me persigue ;P ;P
Abrazotes enormess!

mariad dijo...

Lo tengo programado para este fin de semana, y ya me siento bombardeada de tantas opiniones, así que no leo por ahora los comentarios, para que no me inluyan...pero no me he podido resistir a leer los fragmentos...Gracias, Lady Marian.

Princesa Amidala dijo...

Hola guapa,
una selección muy acertada y hermosa, sin duda. A mí esta novela me enamoró absolutamente también, es sutil y muy inteligente.

Hace pocos días acabé "Cada siete olas" y ya veras como te encanta ese final cuando puedas leerla (tranquila que antes que spoilearte me muero, jeje, es muy bonita).

Besitos guapa y gracias por recordarme esos primeros pasos-diálogos tan estupendos de esta hermosa relación de pareja.

LadyMarian dijo...

@Jimena

Me pregunté si se llegaba a conocer realmente al otro porque hay veces que parece que las personas son más sinceras si no se ven y, sobre todo, si la relación vía internet no surge con el propósito de buscar una pareja. O sea, no hablo de sitios de encuentros, o para buscar pareja, o sitios para chatear, donde la persona tiene el objetivo de relacionarse con otro. Me refiero a contactos como el del libro, que empieza en forma casual, como una relación amistosa, aunque no superficial porque el tipo de cosas que se cuentan hacen a la esencia más profunda de ellos. Por un lado no dan tantos datos "cotidianos" pero sí transmiten sentimientos y aspectos profundos de su personalidad.
Mi pregunta es si, a pesar de recibir esta información tan profunda del otro, no existe la posibilidad de "teñir" la situación con los contenidos propios. O sea, creer que el otro es de una manera porque quisiéramos que sea así. Es como un "fantasma" al que se le puede atribuir características que no tiene, incluso a partir de la información real que el otro dio.
El otro puede ser más sincero que en persona pero mi duda es si las fantasías propias no se meten en el medio. La pregunta sería: se conoce al otro o se conoce a la fantasía que se armó del otro a partir de los datos que se tienen? La fantasía también puede estar en una relación "en persona" pero vía internet queda facilitada.
Yo sí creo en la facilidad de poder llegar a depender de una relación con otro vía internet. De la misma manera que una relación en persona, claro.

Ves cómo nos deja pensando el libro?!! Creo que esto es lo mejor que tiene y que justamente ese final tan criticado favorece la reflexión.

Besos

LadyMarian dijo...

@Lujo
Seguro que cuando lo leas no te va a gustar porque has oído hablar mucho de él. Yo, en cambio, lo leí por dos o tres recomendaciones breves. Las expectativas juegan en contra en estos casos.
Esperaré el nuevo post!

Besos

LadyMarian dijo...

@mariad
Sí, mejor no leas los comentarios. Como le dije a Lujo recién, demasiadas expectativas son contraproducentes. Creo que lo vas a disfrutar.
Besos

LadyMarian dijo...

@Princesa Amidala
Me alegro de que te haya gustado "Cada siete olas". Las segundas partes a veces dan miedo, sobre todo en casos en que la primera parte tuvo un buen final. Yo considero que el final de "Contra el viento del norte" fue abrupto pero muy bueno, impactante, aunque es lógico que algunos se hayan sentido un poco desilusionados.

Besos

Virginia Prieto dijo...

pasé rápidamente después de leer el primero y como me gustó no quiero saber más y quiero el libro
ni los comentarios quiero mirar
es más...escribo rápido
:)

beso

Jimena dijo...

Hola Lady Marian
A lo que iba mi comentario y que no explique bien, es que yo soy la primera en estar de acuerdo con lo que me preguntaba. Yo caí y eso que no era a mí a la que le escribía Leo.
Tú dices: “existe la posibilidad de "teñir" la situación con los contenidos propios. O sea, creer que el otro es de una manera porque quisiéramos que sea así. Es como un "fantasma" al que se le puede atribuir características que no tiene, incluso a partir de la información real que el otro dio.” Totalmente de acuerdo, es lo más común que ocurra en estas circunstancias, se tiende a "idealizar" y más si se está necesitada (o) de algo en la vida.


SPOILER!!!! NO LEER!!!
A todos nos ha encantado esta historia, pero mi pregunta es: Por qué a nadie le ha importado la infidelidad?

“Para ti soy como sexo telefónico, pero sin sexo y sin teléfono. O sea: sexo electrónico, pero sin sexo y sin imágenes para descargar. Y tú eres para mí puro juego, una agencia de reciclaje del coqueteo. Contigo puedo hacer lo que me falta: puedo vivir los primeros pasos de un acercamiento (sin necesidad de acercarme realmente). Pero ya somos una parejita en el segundo y tercer paso de un acercamiento que no puede acercarse.”

Es como comente en “La amante imaginaria” No podemos respaldadarnos en: “Vi, pero no toque, entonces no peque”, bueno en este caso: “Escribí, pero no…” Seré muy susceptible con este tema? No me va mucho el tema de la infidelidad, y más cuando hay hijos involucrados (Si, si, no eran sus hijos, pero para ellos, ella era parte de su familia).
Esto era un Spoiler cierto?

FIN DEL SPOILER.


Yo lo reconozco, grite y despotrique (En mute claro está por la hora que era) cuando llegue al final!!! Pero también reconozco que es el final perfecto para esta historia, por eso tengo tanto miedo de leer el próximo... Pero como tú, no estoy leyendo ningún comentario, quiero que me coja por sorpresa y con los pantalones abajo!!!
Viste que no he podido ser coherente con este libro?
Un abrzote

LadyMarian dijo...

@Virginia Prieto
Hacés bien! No los leas, mejor leer el libro completo. El ofrecimiento sigue en pie!
Besos

LadyMarian dijo...

@Jimena
Sí, eso era spoiler, por lo menos para mi criterio que soy bastante estricta. jajaja!! Perfecto tu cartelito! Ay, por qué hay gente que no pone el cartel?!

SPOILER!! NOOOOO LEER!!----
*
*
*

Sí, es infidelidad o por lo menos está en el borde de serlo. Quizás no haya habido comentarios de lectores sobre este tema porque el marido de ella puede dar la impresión de ser un poco manipulador. En realidad tuvo éxito con sus manejos! Calculo que es por eso.
*
*
*
FIN DE SPOILER---


Dicen que el siguiente es muy lindo y sé que el final ha gustado. Esperemos que sea así!

Besos

Yoni Bigud dijo...

Linda selección. Supongo que es difícil entrentar a la propia heroína virtual con su correlato en la realidad.

Un saludo.

LadyMarian dijo...

@Yoni Bigud
Sí, hay veces que se prefiere continuar la fantasía a la posibilidad de desilusionarse en un encuentro frente a frente.
Besos

Patri dijo...

@LadyMarian

jajja...pues al final no me he podido resistir.

¡Ya lo he leído!Pero no te desvelo nada ;)

un besoo

LadyMarian dijo...

@Patri
jajaja!!! Pero qué bonito! La señorita va y lee el libro y luego pasa por acá a ponerme impaciente. jajajaja!!!

No, no me cuentes nada!!
Espero que te haya gustado.

Besotes

Patri dijo...

Mmmm.... si, creo que eso te lo puedo decir xDD

¡No quería ser mala! Pero no me pude contener jaajjaj
un besoo

LadyMarian dijo...

@Patri
Ya sé! No te preocupes! Fue un chistecito. ;)
Además cuando un libro es muy bueno o muy malo dan ganas de decírselo a todo el mundo... o publicarlo en un blog. :)

Besos

Saggara dijo...

Me estan dando muchas ganas de leerme este libro jeje tiene muy buena pinta.

Saludos

LadyMarian dijo...

@Saggara
Es una muy buena compra. Además es un libro que dan ganas de releer.
Besos

Charo Bustos Cruz dijo...

He abierto éste blog, con el fin
de publicar algunos de los poemas
de mi libro "Horas Lentas".
Quisiera compartirlos contigo, que tienes
un gusto exquisito por la poesía.
Te dejo mi invitacion, deseando una hermosa amistad a futuro.

Saludos cordiales...

_Charo Bustos Cruz_

http://sentimientospoesia.blogspot.com/

LadyMarian dijo...

@Charo Bustos Cruz
Bienvenida! Gracias por la invitación. Pasaré por allí
Besos

Lady Darcy dijo...

hola mi querida amiga, hermosos fragmentos, dignos de tomar nota y releerlos en esos momentos en que la duda de romper el hechizo te asalta, y lo digo porque estoy viviendo una situación similar, si acaso sea mejor quedarse con la duda o es necesario ese contacto físico que termine de llevarte a la gloria, a lo más alto.
Un placer como siempre disfrutar de tus críticas.

LadyMarian dijo...

@Lady Darcy
Sí, son lindos. Es que es un libro que dan ganas de releer.

Con respecto a este tipo de situaciones me parece que cuanto más tiempo pase sin conocerse en persona, más fantasías se crean y de alguna manera se produce más presión. Además, si las cosas no van ustedes quisieran, es más difícil manejar la situación incómoda.

Besos

sandynow dijo...

Hola Lady!
Bueno, este post de "fragmentos" no lo quise leer hasta terminar el libro (ya lo terminé) y por supuesto hice caso de tu consejo de no espiar el final, principalmente porque ¡jamás podría espiar el final de un libro! ¡Es una blasfemia hacer eso! jaja. Cierta escritora decía que ella, como muchos (?) para decidir leer un libro, lee el primero y el último párrafo ¡Yo jamás podría hacer eso!
Bueno, te cuento, el libro me encantó y ... encontré en internet "Cada siete olas" Así que no me resistí, lo leí en una tarde, y ¡me encantó también! es el perfecto complemento del primero. Si quieres pasar por mi blog, tengo ahí incluso el link para descargar el libro y ¡No te asustes! Yo nunca meto spoilers y menos sin avisar.
Hasta te menciono en mi post, porque ¡gracias a tí conocí de este libro encantador!
http://acidalocura.blogspot.com/

Saludos Lady!

LadyMarian dijo...

@sandynow
jaja! Qué bien! No leés los finales! Te comento que hay muchísima gente que sí lo hace, más de lo que nos imaginamos.
Me alegro de que te hayan gustado!

Ahora pasaré por tu blog. Si ves que no llego allí es porque esta conexión horroroooosa me complicó las cosas. Aghhh!

Besos

Vanedis dijo...

Parece mentira que a estas alturas, un libro me pueda sorprender...pero éste lo hizo. Me gustó muchisímo y guardo un bonito recuerdo de su lectura. Como tú dices, algunos fragmentos son memorables!

LadyMarian dijo...

@Vanedis
Creo que justamente leemos para que un libro nos sorprenda, aunque a veces nos parezca imposible. Probablemente esta búsqueda de "ese libro especial" sea lo que nos mueva a devorar libros. Y por suerte seguimos encontrando libros conmovedores como éste!

Besos

Publicar un comentario en la entrada

 
Subir Bajar