“La última cita”, de Arlette Geneve - Crítica


¡Una novela bastante flojita! Esperaba algo diferente y me desilusioné, aunque quizás a otros les resulte suficientemente entretenido.

Les dejo la información que da la editorial y les sigo contando.


SINOPSIS:

Editorial: Vestal, La educación sentimental/2008
ISBN: 978-987-1405-09-1
Género: Romántico contemporáneo

El trabajo, las amigas, los hijos, el teléfono que no para de sonar, las obligaciones, el correo electrónico, la casa, la ropa, la agenda, los hombres, la moda: no hay mujer moderna que no tenga que lidiar con todo eso, y Alins no es la excepción. Y, además, debe llegar a tiempo para la última cita de la semana. Ha decidido acudir a un psicólogo para poder hablar de sus problemas, para relajarse, para tener alguien que la escuche. Sin embargo, no todo es como esperaba. Por ejemplo, su psicólogo es demasiado atractivo. Parece un modelo de revista, y a Alins le cuesta articular las palabras en un principio. Luego, consigue hablar con él, contarle sus cosas y escuchar las pocas que él deja entrever
“¿Y si me enamoro?”, se pregunta Alins. No sabe nada de ese hombre. Pero, seguramente, tiene un pasado. No existen los hombres sin pasado. Como no existen las mujeres sin fantasías. Alins quiere realizar la suya y, sin quererlo, se meterá en un embrollo. ¿Qué sucede si, para cumplir sus fantasías, ella comienza a verse con el hermano de su psicólogo? ¿Interfiere en la terapia? ¿Aun cuando ella no sepa que es el hermano de su terapeuta? Pero los enredos no terminarán allí y siempre, con humor e inocencia, Alins se acercará a su objetivo: que la última cita de la semana deje de ser una consulta y se transforme en la última cita que ella tenga con un hombre



OPINIÓN:

Primero tengo que hacer varias aclaraciones. Arlette Geneve, la autora del libro, es española y se llama en realidad María Martínez Franco. Por otro lado creo que esta es la primera escritora romántica española que leo (o al menos una de las primeras). Realmente no sé por qué eligió el seudónimo Arlette Geneve, que sugiere una nacionalidad diferente, aunque veo que esto es una tendencia bastante fuerte entre muchas autoras románticas españolas. Creo que es una lástima porque justamente me parece que sería interesante que se diferenciaran mostrando con orgullo su origen español. Hasta desde el punto de vista de estrategia de ventas podría ser interesante destacar la identidad de las autoras.

En Argentina no se da este fenómeno de adoptar este tipo de seudónimos. Acá encontramos autoras románticas con nombres como Florencia Bonelli, Gloria V. Casañas, Cristina Bajo, Gabriela Margall, Soledad Pereyra, Cristina Loza y otras, que además generalmente toman lo argentino como un elemento que puede ser incluso de especial interés para el lector e interesante al momento de vender.  

Creo que es una excelente noticia que cada vez surjan más autores hispanoamericanos dentro del género romántico porque puede ser una oportunidad para “refrescarlo y modernizarlo”, más allá de los diferentes niveles que encontremos en estos libros (no puedo opinar sobre esto porque no he leído suficientes).

Me llama la atención que la información que da la editorial sobre el argumento no es fiel a la novela. ¡¿Qué pasa últimamente con las editoriales y las contratapas?!  ¿No pueden redactar algo coherente con lo que vamos a encontrar dentro del libro? Allí hacen referencia a  “el trabajo, las amigas, los hijos, el teléfono que no para de sonar, las obligaciones, el correo electrónico, la casa, la ropa, la agenda, los hombres, la moda” pero en la historia no encontramos nada de esto. Del trabajo sabemos poco, amigas no aparecen, casi no hay conversaciones telefónicas o mails o preocupaciones por la ropa o la casa, etc. ¿Habrán puesto información de otro libro por equivocación?

Estos datos que da la editorial sugieren una historia romántica estilo chick-lit, aunque en realidad no sabría decir si está dentro de este género porque, aunque tiene algunas situaciones con humor, no lo encontré especialmente divertido.

La novela es ágil, no muy larga y se lee rápidamente. Es entretenida aunque tuve la sensación de pasar de una a otra situación poco creíble. Yo sé que la realidad muchas veces supera a la ficción (leyendo las noticias de los diarios lo podemos comprobar) pero acá la autora ya se pasa un poco. Demasiadas casualidades, exceso de actitudes inverosímiles y muchos hechos poco creíbles conspiran en darle solidez a la novela.

Los personajes son interesantes pero no tienen toda la profundidad que podrían haber conseguido, probablemente porque la trama disparatada los hace poco consistentes y con reacciones incoherentes.

El libro es como una telenovela por las vueltas de tuerca insólitas del argumento. Eso no quiere decir que no enganche, porque la historia da tantas vueltas que uno quiere saber cómo va a hacer Arlette Geneve para darle un final lógico y creíble. Uno siente lo mismo que cuando nos enganchamos con una serie o telenovela por encender casualmente el televisor a la misma hora o porque alguien las ve cerca nuestro. Sin darnos cuenta y sin tener un interés especial en el programa televisivo terminamos con curiosidad por saber cómo le dan un cierre a semejante cantidad de hijos con padres desconocidos, mujeres que abortan y que pasan de ser novias de un hombre a ser las esposas del padre de éste, contratos matrimoniales o económicos extraños, relaciones sexuales confundiendo la identidad del amante, traiciones y mentiras que se perdonan mágicamente, etc.

A pesar de todo pude encontrar algunos elementos positivos: Arlette Geneve consigue mantener enganchado al lector, los personajes son atractivos (aunque no estén muy desarrollados), entretiene y hay algunos diálogos interesantes dentro del marco de la terapia al principio de la novela (en mi opinión esta parte es la mejor y más sólida del libro). Por ejemplo:
"—Todos estamos obligados a actuar como se espera de nosotros. 

Alins se rebeló y él sonrió para sus adentros: la había provocado para que esa rebelión aflorara.
 —¡Esa es la palabra: "obligación"!   —machacó triunfante. —Nuestros padres nos indican cómo debemos actuar y cómo debemos proceder. Luego le pasan el relevo al marido y, después, cuando creemos que al fin podremos desplegar las alas, los hijos se encargan de atarlas de nuevo. 
—¿Siente rabia por ese control?
Ella miró fijamente a las pupilas del psicólogo con cierta sorpresa ante la pregunta.
—Una sola vez en mi vida hice lo contrario de lo que me indicaban.
—¿Y el resultado?
—Una preciosa hija de catorce años a la que amo con locura."

CONCLUSIÓN:
Si les gustan las telenovelas (no es mi caso) o de vez en cuando se enganchan en series similares a los culebrones, es posible que les atraiga. Si no es así, puede ser que igualmente se enganchen mientras critican lo inverosímil de la trama.
Más allá de todo Arlette Geneve tiene habilidad para conseguir una novela ágil y que entretiene si no se tienen muchas pretensiones (lamentablemente no era mi caso).

PUNTUACIÓN: 5



35 Comentarios:

Dácil dijo...

Hola Lady!
Yo tampoco entiendo porque las autoras españolas les da por ponerse otros nombres. Se quejan de que se les ofrece más mercado a las autoras extranjeras y lo primero que hacen ellas es ponerse un nombre extranjero? No tiene ninguna lógica pero hace mucho que deje de plantearmelo.

De todas maneras en este caso creo que la hija de la autora se llama Arlette.

La novela, pues no me entusiasman las telenovelas tampoco a parte intenté leer otro libro de esta autora y no pude ni terminarlo asi que no creo que le de otra oportunida.

un beso
Dácil

LadyMarian dijo...

@Dácil
Bueno, creo que los anteriores han sido todos históricos. No los he leído, así que no puedo opinar.

Besos

Historias Susurradas dijo...

¡Hola guapa!
Pues éste libro lo leí hace un año aproximadamente. Concuerdo contigo, es un libro flojo que aunque al principio mantiene un poco el ritmo llega un momento de la trama que me resultó demasiado líosa e inverosímil.

La verdad es que miré también con otros ojos la novela al ser el protagonista un psicólogo xDD.

Pues sí, no todos, pero hay muchos autores que tienden a ponerse pseudónimos extranjeros ¿Por que creen que venden más?

un beso!
Patri

LadyMarian dijo...

@Historias Susurradas
Es que yo diría que tenés que venderte partiendo de lo que te diferencia de los otros. Es como los televisores (u otros productos) que se suelen vender tomando la calidad, o el bajo precio, o alguna promoción especial como punto fuerte. Incluso el precio alto! (hace años acá vendían los Televisores Grundig con el slogan: "Caro, pero el mejor")

Besos

Lujo dijo...

Hija de mi vida, ;P
¡Cómo osas poner al mismo nivel Florencia Bonelli, Gloria V. Casañas o Cristina Bajo con el grueso de la nueva oleada de escritoras de novela romántica españolas..., solo una o dos se salvaría y no es la "autobombo" ;P

Chiquita, me temo que le pides peras al olmo... y en este u otros casos no puede ser.

No voy a hacer un chiste fácil con el nombrecito de Geneve, aunque ganas no me faltan.

Lo de las contraportadas con argumentos "resistentes" es una estrategia para vender más. Si no fuera por ellos muchos libros iban a papel reciclado directamente. ¡Pobres árboles!

Es sospechoso que le des un 5 ;P ...mi nota paralela es un 3 (plagio a Yoni)

Ejem, no me pude resistir...

Abrazotes!

Pd: Si hay problemas, porque "hay muchas susceptibilidades" borra este comentario. ;)

LadyMarian dijo...

@Lujo
No, no las pongo en el mismo nivel! En absoluto! No puedo decir nada del resto de las argentinas porque no tengo elementos para opinar. Mi comparación era porque todas ellas (de uno y otro lado del océano) escriben en español. Incluso diría que la situación es distinta porque para una argentina es más difícil tener proyección internacional que para una española.

Mirá, no le puse menos porque reconozco que me entretuvo bastante y lo leí rápido. Más allá de eso es un libro olvidable... aunque quizás recordable pero sólo por todo lo ridículo e incoherente que encontramos en la historia.

No, susceptibilidades ninguna! Todos tienen derecho a decir si les gustó o no un libro. Creo que tanto autores como lectores tienen (o deberían tener) esto muy claro. Cualquiera que visite el blog se da cuenta perfectamente que acá ningún autor tiene "coronita" (ni siquiera los preferidos por mí como, por ejemplo, Nora Roberts o Lisa Kleypas o SEP). Si el libro me gustó lo digo y si no me gustó, también. Eso sí, siempre justificando por qué pienso de esa forma.

Besos

Jo Grass dijo...

Vaya, pues yo creía que esta autora era argentina, jajaja No he leído nada suyo pero me había llamado la atención la sinopsis. Es cierto que muchas veces no se corresponde en absoluto a la historia que encuentras dentro!!!
Alguna vez leí en alguna parte que muchas escritoras españolas usaban seudónimos como estrategia comercial, porque al igual que pasa con el cine patrio, la gente, de entrada, echa pestes y no les da ninguna oportunidad.

Yo firmo con mi nombre, que suena guiri pero es el mío, ajajaja, lo que pasa es que todavía no soy una escritora de verdad!

Requetebesos

Lujo dijo...

@LadyMarian
Mil disculpas,
En mi opinión y tras analizar entrevistas, editoriales y libros con temáticas que se diferencian "de lo clásico" Florencia Bonelli, Gloria V. Casañas o Cristina Bajo tienen un nivel muy alto, por encima del grupito de escritoras románticas españolas a las que he apuntado alguna vez.

El nivel de Florencia Bonelli, Gloria V. Casañas o Cristina Bajo, ya desde la misma propia editorial es otro.

Bonelli tiene el imperio Prisa para promoción, Casañas a Random House Mondadori....¡¡¡casi nada!!. Cristina Bajo ha sido publicada en España por una editorial casi de culto....El nivelazo que hay en escritoras argentinas es impresionante, porque traspasan hasta el propio género.

Sorry, pero como dicen por aquí "algú ho havia de dir" (alguien lo tenía que decir); chiste de un programa de TV satírico ;P

Abrazotes!

LadyMarian dijo...

@Jo Grass
A mí también me llamó la atención la sinopsis. Ya sabés que en Argentina tenemos debilidad por todo los "psi"! jajaja!

Me imagino que será un estrategia de las editoriales que incluso es posible que ellas no puedan modificar, pero creo que tienen que venderse como lo que son, con lo que las identifica y sin confundir al lector. No creo que sea una buena estrategia.

Escritora es quien escribe. Lo que hagas después con eso es otra historia. Vos escribís, por lo tanto sos escritora y punto.

Diferente sería si decís que sos arquitecta y no tenés un certificado o diploma que lo avale. Podrás construir edificios sin autorización, pero eso no te convierte en arquitecta.

Besos

Maribel dijo...

Yo lo leí hace unos meses y me entretuvo, más que nada la protagonistas. No es que deje mucha huella pero si quieres una lectura para pasar el rato, no está mal.

No voy a entrar en lo de las escritoras hispanas y sus nombres. A mi, eso me da igual como se llamen, lo que me importa es lo que cuentan en sus novelas.

Feliz fin de semana...

besos.

LadyMarian dijo...

@Lujo
Sí, es verdad que el nivel es muy bueno y que fascinan a lectores de novelas románticas y lectores que nunca leen libros del género romántico. Traspasan ese género y se venden en las mesas de las librerías del género romántico y en las de la narrativa contemporánea. Y son compradas también por hombres!

En este sentido creo que son aire fresco para un género como demasiado olor a viejo.

Y sí, hay editoriales fuerte y con mucho peso detrás! Eso es importante! Bonelli, por ejemplo, tiene proyección internacional, algo que no es fácil, sobre todo para una argentina. Pensá que estamos "colgados del mundo por allá abajo"! jajaja! A pesar de que en el mundo moderno las distancias se han acortado, todavía esto pesa.

Besos

LadyMarian dijo...

@Maribel
Sí, lo que dije yo, para pasar el rato.
Coincido en que es más importante la calidad de un libro que el nombre del autor, pero creo que es importante justamente que se sepa que están surgiendo autores románticos nuevos. O sea, el nombre español debería ser mostrado con orgullo.

Besos y buen fin de semana para vos también (acá pinta bastante feíto) :)

Virginia Prieto dijo...

bien livianito parece lo que no es malo si uno busca pasar un momento entretenido
pero habiendo otras opciones, paso de corrido

beso grande

LadyMarian dijo...

@Virginia Prieto
No vale la pena. Hay otros livianitos que son mucho mejores.

Besotes

Yoni Bigud dijo...

La máxima puntuación para un culebrón barato es un tres, le anticipo. Restamos un punto si la autora busca alejar su responsabilidad no solo a través de un seudónimo (eso es muy habitual e inatacable), sino con la insinuación de una nacionalidad distinta. Eso implica que desea despegarse del libro.
Y otro punto por no haber puesto imaginación en el asunto (este lo resto yo solo).

MI PUNTUACIÓN: 1

Un saludo.

LadyMarian dijo...

@Yoni Bigud
Don Yoni, sus comentarios son geniales. jajaja! Un uno! Bueno, menos mal que no fue un cero! El día en que esté de acuerdo conmigo me voy a asustar.

Besos

Minombresabeahierba dijo...

Me gusta cuando pone notas bajas.

Queda mejor si las pone en rojo, con un Insuficiente ó Reprobado, mandando al autor/a directamente a rendir a Marzo.

Besos

LadyMarian dijo...

@Minombresabeahierba
Nooo, cómo lo voy a poner en rojo?! jaja! Tan mala no soy porque esta vez no saqué la escoba... Tan brava parezco? Me parece que usted era terrible como profesor! Seguramente yo con usted hubiera recibido mi primer bochazo...y en multicolor, además.

Besos

Minombresabeahierba dijo...

Yo como profesor universitario muy estricto! El nivel de notas obtenidas por las alumnas era mayor... cuanto menor el nivel del tamaño de la minifalda con que venían a rendir el exámen! jaja

Ah! ¿Se vuelve más brava con escoba?

Besotes

LadyMarian dijo...

@Minombresabeahierba
Uy! Entonces hubiera sido aún peor mi bochazo porque jamás iba con escotes o minis a dar exámenes. Primero, por principios, pero, por otro lado es contraproducente. Si se pretende simplemente aprobar, zafar, puede ser útil la mini. Sin embargo, si se pretende aprobar con la mejor nota posible te puede jugar en contra. Si un profesor califica con 10 a una alumna que realmente lo merece pero que está vestida como Luli Salazar, seguro que algunos van a pensar mal. Entonces, para no quedar mal quizás le pone un 9 o un 8. O sea, la mini es sólo para zafar o para marearlo y que no se dé cuenta de las boludeces que decimos.

A la escoba de bruja la saco cuando el libro no me gustó y, además, me produjo fastidio o indignación por lo malo. En este caso, simplemente no me gustó, no da como para el escobazo (aunque en el blog hay unos cuantos). O sea, cuando me vuelvo más brava y bruja, busco la escoba.

Besos

Belén dijo...

Hola Mylady: Hay autores españoles que cambian su nombre por un seudónimo por sugerencia de su editorial. Otras, temen no ser leídas porque hay mucha gente que es reacia a leer escritoras de romántica españolas y lo digo, porque siendo agente de círculo de lectores, me costaba en según que casos vender romántica española ante autoras como Nora Roberts, Lysa Kleypas o JR Ward...

A parte de esto y de que tu crítica es excelente (como siempre) te invito a pasar por nuestro blog que te he dejado un regalito...

besotes

LadyMarian dijo...

@Belén
Qué lástima que existan estos prejuicios que contás! Y qué triste tener que ponerte un seudónimo que no elegirías en forma obligada!

Muchas gracias! Me alegro de que te gusten las críticas.
Y muchas gracias por el premio!!! Ya les dejé un comentario allá pero lo digo acá nuevamente: Gracias!!

Besos

Carugo dijo...

Confieso que me froté las manos cuando comencé a leer "Una novela bastante flojita! Esperaba algo diferente y me desilusioné..."
Pero después dice "A pesar de todo pude encontrar algunos elementos positivos: Arlette Geneve consigue mantener enganchado al lector, los personajes son atractivos..."
En qué quedamos, che?
Póngase las pilas! Si va a destrozar ese culebrón impreso no ande con medias tintas.
Y encima le pone un 5!
Descarado!
Lo digo y lo repito: usted se me está ablandando y sé quién tiene la culpa.
(mmrmrmrmrm kiosquero de porquería...)

LadyMarian dijo...

@Carugo
jajajaja!! Es que fueron elementos positivos sueltos que no llegaron a más que eso. Lo que pasa es que tengo que ser objetiva y nombrarlos. No es lo mismo una novela de 3 que otra de 5, por ejemplo.

Kioskero? Nooo, mi comentario sobre el kioskero en su blog fue algo dicho al pasar! Una simple apreciación estética. No compro ni revistas ni diarios. jaja!

Besos

Anónimo dijo...

La bisabuela de la autora era francesa. Por eso el nombre galo en honor a ella, que le pareció hermoso llevarlo en su faceta de escritora. La propia autora lo explicó en su página web.
Arlette Geneve tiene una trayectoria de éxitos no en vano quedó finalista del Premio Planeta en el año 2008. Ha ganado otros certámenes literarios de relato, novela y cuento, por ese motivo, me parece poco ético algunos adjetivos que he podido leer en varios comentarios.
La última cita es una novela de humor, y se pasea por el margen de la romántica, y en palabras de la propia autora, en ocasiones no ve muertos, ve necesario escribir algo mucho más ligero cuando ha terminado una novela con un peso histórico importante.
Con respecto a los seudónimos, no merece la pena comentar nada, salvo un detalle muy importante, en España ser patriota está muy mal visto, y escribir sobre su historia te puede convertir en un facha aborrecible. Por eso hay tantas autoras que se esconden bajo un seudónimo e imitan a escritoras anglosajonas. Una lástima que no solo les echen tierra sus propios congéneres sino otros que hablan su misma lengua, además, no pienso que las autoras argentinas sean infinitamente mejor, simplemente están más arropadas por sus lectoras que defienden lo autóctono. Algo que jamás se podrá ver en España donde una autora romántica jamás será profeta en su tierra.

Lujo dijo...

@Anónimo
Perdón Lady....pero es que tengo que responder.

La que ha soltado este rollo...en parte no se lo cree ni ella. Lo del "Planeta"....¡menos lobos caperucita!.

Lo de los certámenes literearios.... ¿¿¿ ????....Si quieres te paso un listado de todos los que hay... y hasta las fórmulas de como ganarlos.

Respecto al último párrafo....., no se puede caer más bajo para justificar lo innecesario.

Anónimo, no le haces un favor ni a la autora con esta disertación.


(Lady, borra esto si trae problemas)

Pam dijo...

Yo tampoco me puedo quedar callada y tengo que responder. Sobre todo al Sr. Lujo, que no escatima en comentarios, eso sí, poniendo siempre al final "borra esto si trae problemas"...como gancho para no pasar desapercibido.
En primer lugar, Arlette Geneve quedó finalista al Premio Planeta 2008 con su novela EL CARCELERO DE ISBILIYA. Hay que informarse bien antes de comentar.
En segundo lugar, lo del seudónimo, sólo decir que como bien ya ha dicho alguien, lo que importa es lo que cuentan sus novelas y no cómo se llamen. Y a mi, particularmente, y como lectora, me encanta lo que cuentan las novelas de esta escritora, que consigue que mientras estoy leyendo me olvide de lo demás y me sumerja en una historia, creíble o no para algunos, ero que absorbe, entretiene y engancha, que precisamente de eso se trata.
Mi enhorabuena para Arlette Geneve, que para su información Sr.Lujo, tiene muchísimos seguidores/as españoles que estamos orgullosos de ella por su tesón, su profesionalidad y por dejar la literatura española y sus autoras en tan buena posición.
El que no me crea puede ver sus entrevistas en radio, prensa y televisión y así disipar sus dudas.
Un beso a todos los escritores/as que con sus libros nos hacen soñar, amar, viajar, reir, llorar....Un beso para Arlette Geneve.

Lujo dijo...

@Pam

Hola Pam,Anónima, Arlette o prima segunda de alguien,

Evidentemente estás perdida y no das una; un discurso deprimente.

1. Nena, en todo caso llámame Señora.

2. Veo que sentido del humor es algo que no coneces, tampoco como funciona el mundo de los blogs cuando no eres webmaster del mismo; de ahí que pida permiso a LadyMarian.

3. No viene al caso pero conozco los Planeta porque en varias ocasiones me invitan y alguien muy cercano trabaja en un lugar de la directiva... (no tengo porque darte más explicaciones por este canal)

Mira,..., una cosa es que la autora diga lo de "finalista" y otra que lo sea de verdad. La propia editorial no puede revelar ese tipo de datos NUNCA porque crearía precendentes comparativos y rabietas entre "trabajadores" del mismo (entre otras cosas).

En todo caso a ti te falta infomación....

En 2008 ganó Fernando Savater, con la novela ‘La hermandad de la buena suerte y finalista Ángela Vallvey con ‘La inocencia de los bárbaros’....El resto de los 10 finalistas SIEMPRE es secreto; van con pseudónimo.
Reitero que es el autor el que filtra esos datos que hasta él desconoce. No todo lo que dice internet es verdad.

Sobre el tema te recomiendo la entrevista a Luis Racionero de hace dos semana en Qwerty. Ya que tu nivel literario es tan alto no doy más datos.

4. No estoy en mi blog, ahorraré algunos adjetivos y reitero que escaso favor le hacen a esta sra. que aparezcan comentarios como los tuyos y la sra. Anónima.

5. ¿¿¿Me he metido en el gusto personal de cada cual???. Uy, uy....

Del resto de tu comentario me desentiendo porque es "cansino histórico". Mezclas "churras con merinas" y entras como un elefante en una cristalería.

Piensa que los que tenemos y administramos webs, (llevo unas cuantas), estamos "de vuelta" de posturas como la tuya.

Sigo pensando que creando este tipo de polémicas le hacéis un flaco favor a la escritora. Allá tú.

En fin, ya te dediqué demasiado tiempo. Felicidades por tu minuto de gloria.

LadyMarian dijo...

@Anónimo, @Lujo y @Pam

Ay! Tanto lío por un libro del que ya ni me acuerdo porque me resultó totalmente olvidable!! Contesto a todas juntas.

En Argentina también sucede lo de "nadie es profeta en su tierra" pero la estrategia es justamente vender algo haciendo peso en lo que lo diferencia. El jabón para el lavarropas se puede vender poniendo el acento en que saca todas las manchas, o en que cuida la ropa, o en lo ecológico, o en el precio, o en el envase, o en un concurso con un premio, etc. etc. Con los libros no es tan diferente como pensaríamos. En Argentina, aunque también existe el endiosamiento a lo que viene de afuera, se vende acentuando lo que los diferencia, que es justamente que son historias con sabor argentino. A Federico Moccia, por ejemplo, se lo vende acentuando su nacionalidad.

Justamente lo que en un principio me gustó de la historia de "La última cita" fue que no estaba ambientada en los lugares típicos para las novelas románticas. Recuerdo que pensé "por fin"! Véndanlo acentuando esta virtud justamente! Veo que los autores (de todo el mundo) siempre hablan de las dificultades, de los rechazos al principio, etc y por eso me sorprendo de que no se quiera mostrar con orgullo el origen hispano. Yo estoy segura de que estas autoras españolas se sienten orgullosas de haber sido publicadas y me parece sorprendente que no deseen mostrar con orgullo su origen. No hablo de no ocultar sino, más aún, de destacar justamente el origen español como un punto interesante para el lector que los diferencia de otros autores. Y al lector se lo "educa". Si se le vende lo español como un punto favorable y no como algo para ocultar lo irán aceptando con curiosidad. Mientras lo oculten va a ser difícil que eso cambie!
Por otro lado a Nieves Hidalgo la ha ido bastante bien con su nombre hispano (aclaro que no he leído ninguno de ella).

Con respecto a los certámenes, concursos, premios, etc. sólo puedo decir que para mí no tienen ningún interés. He leído libros premiados que me han parecido unos soberanos bodrios y otros que no los conocía nadie y me parecieron excelentes. Por otro lado he oído tantas pero tantas "cosas raras" sobre el tema que ya no me parecen confiables y mucho menos una referencia para evaluar autores. Y hablando de los que son verdaderos grandes no hay que olvidar que Borges no recibió el Premio Nobel y eso no lo hace inferior a los que sí lo recibieron, no?
De la misma manera no me impactan los muchos o pocos seguidores que tenga un autor. Yo leo y opino en mi blog lo que me parece y siempre fundamentando. Así de simple. Esto es una cuestión de gustos, por supuesto.

Lujo dice que si me molesta que lo borre porque es excesivamente cuidadosa. Siempre se pasa de cuidadosa! Ella sabe que acá puede opinar libremente. Hace tiempo que la conozco y tengo muy claro que cuando habla hay más información de la que creemos detrás. Sé muy bien que no le gusta opinar sobre lo que desconoce.

Besos

Anónimo dijo...

Hola;

Personalmente creo que haceis un flaco favor a este blog, dejando críticas de tan mal gusto, tan hirientes, contra las autoras españolas, y tan poco profesionales. Y arremeter contra gente que no piensa como vosotros

Es una lástima que en Argentina no se acoja a las autoras españolas como nosotros los españoles acogemos a vuestras autoras, que son muchas y la mayoría muy buenas.

Respondiendo a la "señora" Lujo: si tener sentido del humor es arremeter contra alguien con el único fin de burlarse, pues debe ser que yo tampoco entiendo ese sentido del humor, lo lamento.

Debería centrarse en realizar una buena crítica literaría (si sabe lo que significa), y con buena no quiero decir positiva. Lógicamnete si algo no le gusta debe plasmarlo pero quiza con un toque de elegancia y con mucho conocimiento.

Saludos

LadyMarian dijo...

@Anónimo
Sí, acá ha habido personas que "arremeten con los que piensan diferente" (como decís vos), pero no son los que vos pensás sino que justamente han sido los que no toleran que el libro no me haya gustado y que algunos comentaristas tampoco estén satisfechos con la autora.
Sólo leí un libro y expuse lo que pensaba fundamentando como siempre hago. Creo que es bastante más de lo que vemos en muchos sitios donde sólo leemos una explicación del argumento y "me gustó" o "no me gustó". Además, por si no te diste cuenta, no sólo hablé de las falencias sino también de los elementos positivos.

Vos decís "Es una lástima que en Argentina no se acoja a las autoras españolas como nosotros los españoles acogemos a vuestras autoras, que son muchas y la mayoría muy buenas". De dónde sacás eso??? En qué te basás para evaluar el recibimiento que se le hace a las autoras españolas en Argentina? No creo que puedas evaluarlo por una simple razón: Casi no nos llegan libros románticos escritos por españolas!!!! Sólo uno o dos por ahí perdidos, lamentablemente! Si ni siquiera nos llegan todos los de autoras con peso como Susan Elizabeth Phillips o Lisa Kleypas! A Marc Levy casi no se lo vio por acá y a Federico Moccia menos aún! Imaginate si las editoriales se van a dignar a traer los de autoras españolas con este panorama! Me parece que antes de hablar hay que saber de lo que se habla para no hacer papelones! Todo esto es un prejuicio tuyo!

Me parece que estás planteando una oposición entre autoras de diferente nacionalidad de forma prejuiciosa, cuando yo sólo me pregunté la estrategia de ventas que está detrás de la elección del nombre. Y ya todos sabemos que las estrategias de venta dependen de las editoriales y no de los autores. Yo no ataco a las autoras españolas! Imposible hacerlo si éste es el único libro romántico escrito por una española que he leído! (Esto ya lo aclaré en la reseña)

Evidentemente no has visto el nivel de las críticas de libros que hace Lujo porque sino no opinarías así. Lujo tiene el derecho a opinar libremente como estás haciendo vos, más aún que vos si tenemos en cuenta que vos, a diferencia de ella, ni siquiera te tomaste el trabajo de dar un nombre y un mail como la mayoría de los comentaristas. Es notable como casi todos los que vienen con cuestionamientos porque no se opina igual que ellos lo hacen en forma anónima! Una lástima! Y tendrían que tener en cuenta que en muchos blogs no se publican anónimos o directamente no tienen abiertos los comentarios. No estoy obligada a publicar en mi blog estos comentarios.

Probablemente sea la última reseña que haga sobre una autora española porque no tengo ganas de lidiar con la intolerancia hacia las opiniones de los demás. Me ofrecen por mails muchos libros de autores españoles para reseñar pero nunca acepté porque este tipo de polémicas cansan, sobre todo cuando mis críticas están fundamentadas.

No le hacen ningún favor a Arlette Geneve mostrando esta intolerancia. Dudo que algún autor desee quedar "pegado" a estas actitudes intolerantes. Todo autor tiene claro que cuando publica se arriesga a que los comentarios sobre sus libros sean desfavorables. Seguramente Geneve debe tener la madurez necesaria para aguantar que sus novelas nunca le van a gustar a todo el mundo.

Lujo dijo...

A quien considere que mis críticas son poco fundamentadas le invito a pasar por mi blog y leer algunas de las que allí se encuentran.

Si no se percibe, en ellas puedo asegurar que están realizadas de la mejor manera que sé y con todo el esfuerzo necesario siempre que el libro lo merezca .

Saludos.

LadyMarian dijo...

@Lujo
Ni te gastes porque es "gastar pólvora en chimangos", que vendría a ser algo así como "tirar margaritas a los chanchos". ;)

Besos

Anónimo dijo...

Sobre gustos... sin ánimo de ofender: he leído (por puro masoquismo) todos los históricos de esta autora y no me gustaron nada nada, son de lo peor. Sádicos, crueles, superficiales, repetitivos, predecibles e incoherentes a más no poder. Me resultaron engendros pretenciosos que a la cuarta página producen un mareo peor que culebrón brasilero ochentoso. Es más, se comparan facilmente con esas telenovelas al estilo "Doña Bella", con cuatrocientos veinte mil capitulos de argumentos circulares a cuál más insoportable.
Navegando encontré esa crítica y resucitó el enojo que me produjeron en su momento, porque empecé por El caballero de Isbiliya y seguí con el resto pensando que una autora "premiada" no PODIA ser tan mala. En fin, puro masoquismo..

LadyMarian dijo...

@Anónimo
Bueno, yo no me atreví a probar con otro... jajaja
Besos

Publicar un comentario en la entrada

 
Subir Bajar