"Helen no puede dormir", de Marian Keyes (5° - Serie Familia Walsh)



Esperaba con mucha ansiedad este libro, sobre todo porque Marian Keyes había suspendido por un tiempo sus publicaciones. Lamentablemente fue una desilusión, a pesar de que encontré algunos aspectos rescatables.

Les dejo los datos que da la editorial y les sigo contando un poco más.



SINOPSIS:


Editorial: Random House Mondadori, Éxitos Plaza / 4 Abril 2013
ISBN: 9788401354199
Género: Chick-lit
Título original: The Mystery of Mercy Close
Editorial original: Penguin Books / Septiembre 2012
ISBN original: 0-7181-5532-7

Helen no cree en el miedo, para ella no es más que un invento de los hombres para conseguir el dinero y los buenos trabajos, y sin embargo se está hundiendo. Su trabajo como detective privado está en el dique seco, su piso está poseído otra vez y ahora algunos antiguos demonios han resurgido. En particular su encantador aunque nada fiable ex novio, Jay Parker, que aparece con un caso de persona desaparecida. Anda corta de pasta y a Jay le sobra por todas partes, así que Helen se ve obligada a aceptar la tarea de encontrar a Wayne Diffney, el «excéntrico» de una boyband. Las cosas no acabaron bien con Jay y no está dispuesta a repetir. Además, ahora tiene novio nuevo, el muy sexy detective Artie Devlin y todo va a las mil maravillas. Pero la aparición de Jay está despertando toda clase de cosas que creía haber dejado atrás. Jugando según sus propias reglas, Helen se ve arrastrada a un mundo oscuro y glamoroso, en el que su peor enemigo es su propia cabeza y en el que la única persona con quien se siente cada vez más conectada es Wayne, un hombre al que no conoce en persona.


OPINIÓN:

Como ya dije, fue una desilusión. A pesar de eso me alegro muchísimo de que Marian Keyes haya reaparecido después de un tiempo sin publicar novelas por su lucha contra la depresión. Por suerte parecería que superó esa etapa y que está retomando su ritmo de escritura.

Quiero aclarar que este libro no pertenece al chick-lit, aunque lo clasifiqué allí para que sea fácilmente encontrado ya que suelen identificar a esta autora con ese género. En realidad ninguno de los de la Serie de la Familia Walsh debería ser ubicado dentro del chick-lit.

En esta oportunidad la autora vuelve a realizar una equilibrada mezcla entre risas y dolor, entre humor y depresión, con evidentes aspectos autobiográficos en el contenido. Esta suma es siempre una jugada peligrosa y, a la vez, muy interesante si se hace con habilidad. Y Marian Keyes lo logra, como ha hecho en sus libros anteriores. No cualquier autor consigue, por ejemplo, relatar intentos o fantasías de suicidio de un protagonista mostrando sus sentimientos y riéndose a la vez de las dificultades que se le presentan para concretarlo.


“Increíbles las cosas que puedes descubrir en internet. Una sobredosis de somníferos: si hicieras un estudio, probablemente sería la forma que la mayoría de la gente elegiría para terminar con su vida. Sin embargo, no podrían estar más equivocados. Ah, no. Ya no era como antaño, cuando podías confiar en un puñado de somníferos para sumergirte en un sueño eterno. En estos tiempos pleiteadores las farmacéuticas temían tanto ser demandadas que sus sedantes llevaban un asiento de eyección incorporado. Era muy difícil que estiraras la pata. Como mucho, vomitarías. Claro que siempre podías atragantarte con tu propio vómito y diñarla, pero nadie te lo garantizaba. Y a lo mejor te habías tomado la molestia de escribir notas de despedida. Puede que hasta hubieras regalado algunas de tus cosas.
Podrías encontrarte en la violenta situación de tener que pedir a tu hermana que te devolviera tu pañuelo de Alexander McQueen.
Qué vergüenza.”



Keyes puede tener algunas fallas en sus libros pero siempre ha mostrado un buen control del difícil equilibrio entre tragedia y comedia. Probablemente lo logre porque ella enfrenta sus propios momentos oscuros de esa manera. Leyendo en su sitio web podemos verlo claramente y comprender de qué manera consigue transmitirnos la profundidad de los sentimientos de vacío, dolor, culpa, desesperación, a la vez que los aspectos humorísticos que se encuentran siempre, aún en los peores momentos. Es este equilibrio lo que permite que sus libros no sean lacrimógenos, aunque tengan momentos que nos conmueven y nos hacen sentir la desesperación de la protagonista.


Por otro lado, la forma en que perfila los personajes secundarios, con sus peculiares características es siempre muy especial. Dan un marco interesante y disparan divertidas reflexiones de la protagonista, en una de esas oscilaciones entre risas y dolor.

Otro elemento interesante del libro está en la capacidad de la autora para transmitir estas reflexiones “locas”, originales, disparatadas y, a la vez, brillantes de la protagonista. La ironía, la ternura, la ingenuidad, el cinismo, la tristeza y la diversión se unen en hilos de pensamientos que nos sorprenden, nos dejan pensando, nos conmueven o nos hacen reír. ¡O todo eso al mismo tiempo!


“Los límites de velocidad son una gilipollez. Fueron inventados por la policía porque les encanta salir bien temprano por la mañana con su juguete favorito, el radar, esconderse detrás de las esquinas y cazar al desafortunado conductor que está disfrutando de la rara oportunidad de abrazar una carretera vacía. Para los agentes es como un juego, lo practican en lugar del golf. Tienen una liga para ver quién «pilla» a más gente. Se reúnen cada semana en la sala de personal y el ganador se lleva un barril de Smithwicks. Y una vez al mes se montan una juerga con el dinero de las multas. Lo meten todo en un sobre, lo depositan detrás de la barra y le dicen al camarero: «Siga trayendo jarras hasta que se agote». Lo sé a ciencia cierta. Bueno, puede que a ciencia cierta no, pero lo sé. Todo el mundo lo sabe.”


“Se acercó a la chimenea y con algún pretexto nos dio la espalda, y juro por Dios que jamás he visto, ni antes ni ahora, un pandero igual. Tan redondo, tan blanco. Esas nalgas me tenían hipnotizada. Realmente hipnotizada.
Sin embargo, no me dejé intimidar. Llegué incluso a ocultar una sonrisita de suficiencia. Sí, sí, Zeezah, ahora eres muy sexy. Sí, sí, ahora estás tan lozana y turgente que parece que vayas a estallar. Pero dentro de diez años serás una obesa mórbida. Tienes toda la pinta de alguien que acabará palmándola de una anestesia general durante una liposucción.”



A diferencia de otros libros de Keyes, acá uno de los conflictos centrales es la búsqueda de una persona que realiza la protagonista como investigadora privada. Este aspecto detectivesco es lo que menos me enganchó de la historia y lo que acapara más hojas del libro. En mi opinión la investigación es bastante pobre y desbalancea otros aspectos interesantes del libro, como por ejemplo el aspecto romántico que es casi inexistente y que tenía muchas posibilidades para profundizar que se desaprovecharon.


CONCLUSIÓN:
Es un libro con aspectos muy interesantes (como el equilibrio entre humor y depresión), con mucho potencial de la trama sin trabajar (por ejemplo, el aspecto romántico) y también con algunas líneas argumentales que deberían haber ocupado menos hojas (como la pobre investigación que realiza).

A pesar de eso puede ser una buena elección si se lo lee sabiendo que se encontrarán limitaciones pero también momentos brillantes. Sin embargo está muy lejos del nivel de los dos primeros libros de esta serie “Claire se queda sola” y “Rachel se va de viaje”.

PUNTUACIÓN: 6


16 Comentarios:

Carmen Forján dijo...

No he leído nada de esta autora y esta novela que hoy nos traes no creo que sea la primera. Cuál me aconsejarías para conocer a esta autora?
Besos,

Estela dijo...

No sé por qué aún no me "animo" a leer a M Keyes... y eso que es muy recomendada...
Un beso ;)

InésM dijo...

A mi me ha gustado mucho, aunque coincido contigo en que Rachel se va de viaje es mejor.
Besos.

Anónimo dijo...

Yo te recomendaría "Por los pelos" (divertido y chick-lit) y "¿Hay alguien ahí fuera?" (trágico-cómico) de la serie de la familia Walsh.

cristitol dijo...

Yo te recomendaría "Por los pelos" (divertido y chick-lit) y "¿Hay alguien ahí fuera?" (trágico-cómico) de la serie de la familia Walsh.

LadyMarian dijo...

@Carmen Forján
Te recomiendo empezar con el primero de esta serie, "Clare se queda sola" y luego continuar con el segundo, Rachel se va de viaje.
Besos

LadyMarian dijo...

@Estela
No te preocupes, tenemos una lista tan pero tan grande de títulos pendientes que no te vas a quedar sin opciones! jajaja
Besos

LadyMarian dijo...

@InésM
Rachel se va de viaje es buenísimo!!
Besos

LadyMarian dijo...

@Anónimo
Aún no he leído Por los pelos. Tomo nota! Gracias!
Besos

LadyMarian dijo...

@cristitolAún no he leído Por los pelos. Tomo nota! Gracias!
Besos

Vane dijo...

Yo estaba esperando ansiosamente este libro. La última hermana y la mas irreverente. Pero tu critica me hace dudar sobre si será tan bueno como me gustaria ue fuera.
Supongo que tendre que arriesgarme...

LadyMarian dijo...

@Vane
Bueno, si estuviste siguiendo toda la serie con mucho interés dan muchas ganas de leer el libro, más allá de lo que luego resulte. Es flojo pero no es un horror de libro.

Besos

OLGA NAVARRO dijo...

Estoy en ello y no me está convenciendo para nada

LadyMarian dijo...

@OLGA NAVARRO
No es de los mejores de Keyes...
Besos

Vane dijo...

Yo soy una fan total de esta autora. Pero coincido contigo en este libro. Algo flojo para lo que estamos acostumbradas de ella. Esperaba mas de Helen, siento que la parte amorosa la paso muy rápido y no dio tiempo a muchas posibilidades. Pero bueno, al menos tuve un final para una de mis sagas favoritas.

Excelente critica, un gusto leerte Marian

LadyMarian dijo...

@Vane
En mi caso lo que quizás más me gustó del libro es que Keyes esté otra vez escribiendo.
Me impactó mucho lo que ella comentó sobre sus problemas con la depresión y por eso me alegra muchísimo que haya salido adelante y así poder volver a escribir.
Besos

Publicar un comentario en la entrada

 
Subir Bajar